En Flor Entrega estamos muy contentos de poder recibir a todos nuestros clientes que visitan nuestra página web oficial para conocer con mayor detalle las características de nuestros productos y de nuestros servicios de arreglos florales y envío de flores. Esperamos que la información que les presentaremos en este apartado de nuestro sitio oficial les sea de gran utilidad y que además les permita comprender con amplio detalle el por qué Flor Entrega es una de las mejores florerías en Polanco y en gran parte de la Ciudad de México que actualmente existen.

Recuerden que regalar flores es uno de los regalos más hermosos y originales que una mujer o un hombre pueden recibir. Regalar flores es una tradición milenaria que se ha transmitido de generación en generación y que actualmente continúa vigente, ya que las flores tienen el poder de cambiar y mejorar el estado de ánimo de cualquier persona.

Los estudios más recientes han puesto al descubierto que existen pruebas que demuestran que en Egipto ya se regalaban flores a las mujeres como una muestra de amor; esto significa que hace más de diez mil años antes de Cristo, las flores ya eran consideradas como una de las creaciones más hermosas de la naturaleza. Por naturaleza, las flores han evolucionado para ser atractivas y encantadoras, logrando seducir la mirada y el olfato de los animales y de los seres humanos. En un mundo lleno de peligros y amenazas, las flores permiten al ser humano apreciar el encanto delicado e, innegablemente femenino, que brota en la naturaleza.

florerias en Polanco

Con la evolución del ser humano y de la civilización, las flores comenzaron a tomar un significado muy diferente del que se tenía durante las primeras civilizaciones. De esta manera, durante la Era Victoriana, es decir durante la segunda mitad del siglo XIX, el envío de flores tuvo un importante auge, puesto que los caballeros de la época las utilizaban como una herramienta de comunicación que les permitía expresar los sentimientos que tenían hacia una bella y noble dama. Asimismo, en México, las flores han tenido un simbolismo bastante especial, inclusive antes de la llegada de los españoles al continente; basta echar un vistazo a la información sobre el México Prehispánico para darse cuenta del simbolismo tan importante que tenían las flores en las diferentes celebraciones y en los diferentes rituales sagrados que practicaban.

Lo cierto es que las florerías, tal y como las conocemos ahora, no existieron en México sino hasta finales del siglo XIX, cuando se instaló en la Ciudad de México la prestigiosa florería de Tatsugoro Matsumoto, maestro jardinero imperial especializado en jardines japoneses. Miles de hombres de la época acudieron a ese establecimiento para adquirir los hermosos arreglos florales que se ofrecían en aquella época y que permitían a los hombres demostrar los sentimientos hacia una mujer.

Fue así que comenzaron a surgir las florerías en Polanco y en diversas partes de la Ciudad de México y de la República Mexicana, algunas de ellas con arreglos florales hermosos y otras con arreglos muy simples; sin embargo, todos ellos creados para que el hombre pudiese expresar sus sentimientos a las mujeres más importantes en su vida y para hacer un regalo fuera de lo común y bastante novedoso para la época, puesto que no existía la idea de arreglos florales, es decir arreglos con una estética mucho más racionalizada.

Las flores representan, tanto en la naturaleza como en la cultura humana, una forma femenina que tiene el poder lo suficientemente atractivo para inspirar a otros a cuidar y ocuparse de ellas. Debemos decir que los hombres siempre han creído que las flores sólo forman parte de un reconocimiento para hacer sentir especial a la mujer (ya sea esposa, novia, mamá o amiga) en algún momento u ocasión especial; no obstante, para las mujeres, recibir flores va más allá de una ocasión. Para una mujer, el hecho de recibir flores se encuentra más allá del sentimiento superficial o simplemente del compromiso.

Los arreglos florales de las florerías en Polanco apelan de manera directa al inconsciente colectivo de las mujeres y a su naturaleza instintiva, donde está determinado que las flores llevan en sí mismas la semilla de la vida, pero también son un símbolo de la dulzura y de la belleza femenina.

Entre los seres humanos, así como en la mayoría de los animales de la naturaleza, las mujeres son quienes poseen la “semilla” que da vida a un nuevo ser. Asimismo, las flores representan el fluir y de la continuación de la vida y de las especies que habitan en todo el planeta Tierra. De esta manera, al regalar flores a una mujer, se está apelando a la naturaleza misma, puesto que las mujeres son las encargadas de permitir que la especie continúe vigente. La mujer posee la otra visión que complementa a los hombres. Básicamente si desaparecen las flores o las mujeres, la vida desaparecería en el planeta. Por ello es que son tan importantes en la vida del ser humano y de las especies animales en general, por lo que su cuidado es fundamental y, por tanto merecen ser consentidas con los mejores detalles y con el mejor trato, un trato digno, respetuoso y, por supuesto, completamente responsable.

Como pueden ver, las flores son un elemento fundamental para las mujeres. En la actualidad, el modo de comprender el mundo ha cambiado, de tal manera que los hombres ahora también pueden recibir flores. Si ustedes desean regalar flores y hacer sentir especial a ese ser tan querido, lo mejor será que opten por acudir a las florerías en Polanco, florerías de calidad y prestigio como Flor Entrega, donde encontrarán arreglos florales de diferentes tamaños, formas y con una amplia gama de flores, todas ellas muy frescas y en su etapa más hermosa. Si desean conocer más información sobre el tema, lo mejor será que acudan con nuestros expertos, quienes les atenderán con respeto y cordialidad.

Visiten nuestra página web y consulten el catálogo virtual de flores, en el que podrán elegir el arreglo que más les guste y enviarlo a esa persona tan especial.

No olviden que Flor Entrega es la mejor opción que existe en Polanco y en la Ciudad de México.